Así equilibra su vida y su trabajo un ingeniero de Google

¿Cómo puedo mantener el balance entre vida y trabajo como desarrollador de software? Es una pregunta formulada originalmente en Quora: la red de intercambio de conocimientos donde preguntas de peso son contestadas por personas con conocimientos únicos.

Respuesta de Paul K. Young, ingeniero de software de Google, en Quora:

El primer paso para mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida es tener la perspectiva correcta.

Más horas de trabajo se traducen en un menor rendimiento. Trabajar 60 horas a la semana no es lo mismo que trabajar 20 horas a la semana. Al final de una jornada de 12 horas, tu cerebro empieza a divagar y terminas por no hacer mucho. Es posible que tu efectividad se desplome a entre 10 y 50% en esas últimas cuatro horas. Incluso si eres optimista y asumes que tu efectividad es de 50%, pasarás 50% más de tu tiempo para conseguir una productividad adicional de 25%. (En el caso del 10%, pasarás 50% más de tu tiempo tratando de alcanzar un 5% más de productividad.) Estas cifras pueden variar entre individuos, pero la mayoría de las personas comienza a ver una reducción después de 40 horas a la semana. De ahí que la semana laboral tenga esas mismas 40 horas.

El agotamiento puede desplomar tu productividad. Sólo unas pocas personas pueden trabajar regularmente más de 60 horas durante periodos prolongados de tiempo. Sin embargo, la mayoría de la gente se sentirá desanimada, deprimida o menos eficaz en su trabajo si trabaja largas jornadas por mucho tiempo. Con el desgaste, no sólo esas horas extra serán menos productivas, también lo serán las horas base de la jornada. El agotamiento puede provocar una reducción general de productividad.

Tener menos tiempo puede llevarte a administrar mejor tu tiempo. Al limitar el tiempo que pasas en el trabajo, te verás obligado a tomar mejores decisiones acerca de cómo invertir tu tiempo. Quizás en una semana de 80 horas podrás arreglar tres errores de código, pero en una semana de 40 horas sólo podrás arreglar dos. Probablemente priorizarás y decidirás cuáles son más importantes para arreglar. Al hacer esto habrás generado la mayor parte del valor en sólo la mitad del tiempo.

El tiempo personal es clave. Incluso si el objetivo principal de tu vida es tu carrera, aún hay mucho fuera del trabajo que vale la pena disfrutar. Familia, amigos, entretenimiento, pasatiempos y otro tipo de actividades, etc. Dejar de lado todo eso para poder dedicar 20 horas en una semana no parece valer la pena.

Con esto en mente, es fácil ver cómo trabajar muchas, muchas horas es una mala estrategia para aumentar la productividad. Así que no lo hagas.

Además, es posible lograr más en menos tiempo:

Prioriza tus tareas. No todo tiene el mismo nivel de importancia. Por lo general está bien si no haces algunas cosas. Pasar tiempo en las tareas importantes va a tener el mayor impacto.

Acepta que el aprendizaje requiere tiempo. Aprender un nuevo lenguaje o una nueva tecnología toma tiempo. No puedes esperar volverte un experto de la noche a la mañana. De hecho, debes esperar que después de varios años de esfuerzo comenzarás a ver tus primeros éxitos. Esto es sólo una parte del proceso. Planifica en consecuencia.

Aprende tecnologías conforme tu empleo te lo demande. No es necesario saber todo por adelantado. No hay nada de malo en leer sobre nuevos lenguajes o tecnologías, pero cierto conocimiento proviene de la experiencia. Tener un proyecto que exige el uso de una tecnología en particular te dará una mejor oportunidad de aprender que el simple hecho de leer sobre el tema o ver un tutorial. Por supuesto, si necesitas aprender algo nuevo porque lo vas a usar en tu trabajo, entonces revisar tutoriales tiene mucho sentido.

Enfócate en los básicos. Aprende los fundamentos de informática (por ejemplo análisis, algoritmos y estructuras de datos), fundamentos de programación (estructura del programa, características del lenguaje, programación paralela, etc.) y los fundamentos de ingeniería de software (por ejemplo, desarrollo basado en pruebas). Eso te llevará a través de cualquier lenguaje o tecnología que aprendas.

Aprender cosas nuevas se hace más fácil. Probablemente tu primer y segundo lenguaje requerirán la mayor inversión de tiempo. Pero el aprendizaje de tu décimo idioma será mucho más fácil. Después de 20 años de hacerlo, te sorprenderá lo mucho que sabes.

fuente:

Así equilibra su vida y su trabajo un ingeniero de Google